Skip Navigation
 




Telephone Number
888/258-9966 (toll-free)



Cómo prepararse para trabajar

El aspecto y la vestimenta son factores importantes, y a veces fundamentales, que influyen en la decisión del empleador.

Para muchos empleadores, la primera impresión es lo que cuenta. Un aspecto desalineado y descuidado durante la entrevista hacen que muchos postulantes sean rechazados.

De hecho, una importante encuesta reveló lo siguiente:

  • El 95% de los empleadores encuestados dijo que el aspecto y la vestimenta del postulante influyeron en su opinión sobre la idoneidad de la persona para el puesto de trabajo.
  • El 91% dijo que consideraban que el aspecto y la vestimenta reflejaban la actitud del postulante hacia la empresa.
  • El 61% dijo que el aspecto y la vestimenta también influyeron en los posteriores ascensos de esa persona.

En consecuencia, si usted se está preparando para una entrevista de trabajo o está preocupado por su crecimiento profesional, vale la pena dedicar unos minutos de su tiempo a reflexionar sobre lo que su aspecto e imagen le trasmiten a su empleador.

La primera impresión

Antes de obtener el empleo, su trabajo es dar una buena impresión al empleador para que lo contraten. Es probable que la primera impresión se base en su aspecto.

Si no está arreglado al llegar a la entrevista, el eventual empleador puede asumir que usted es una persona descuidada en otros aspectos también. Puede pensar que no tiene iniciativa, que necesita que lo supervisen de cerca y que probablemente no sea un buen empleado.

Vístase de manera de proyectar la imagen que quiere que el empleador reciba. Si el puesto requiere madurez, no se vista como un estudiante universitario que está yendo a clases. La vestimenta debe reflejar su conocimiento sobre el tipo de trabajo para el que se presenta.

El aspecto también refleja cómo se siente con usted mismo. Si uno sabe que tiene buena presencia sentirá más confianza en sí mismo, lo cual es esencial para lograr una primera impresión positiva.

Vestimenta apropiada

Los empleadores pueden juzgar su aspecto como un reflejo de toda su personalidad, pero también lo relacionarán con el tipo de trabajo que desempeñará. Hay varias normas con respecto a la vestimenta y cada una es válida según el tipo de trabajo.

Por ejemplo, los empleadores que buscan personas para trabajos de carga y descarga o para una fábrica, no querrán contratar a una persona que esté vestida de manera "muy elegante".

Por otra parte, tampoco es bueno usar un mameluco o pantalones vaqueros si desea un puesto administrativo o en ventas, ya que dará la impresión de que realmente prefiere un trabajo afín a tareas físicas.

(Es más, muchos empleadores consideran que los pantalones vaqueros son totalmente inaceptables para una entrevista de trabajo. Otras características inadmisibles indicadas en una encuesta incluyen el uso de camisas con el cuello abierto; vestidos o blusas muy escotadas, transparentes o sin sostén y zapatillas o sandalias.)

Es probable que antes de la entrevista usted busque información sobre la empresa en la que desea trabajar. Es una buena oportunidad para saber también qué se considera una vestimenta adecuada en esa empresa. Si usted se viste como otros empleados, el empleador tendrá la impresión de que se adaptará fácilmente.

Si solicita un puesto en una empresa donde los empleados se visten elegantemente y usted se presenta a la entrevista vestido de manera informal, sus posibilidades de obtener el empleo disminuirán, sin importar cuán calificado esté para el puesto.

En muy pocas situaciones la vestimenta informal es la norma o incluso lo más indicado. Pero hasta en estas circunstancias, debe evitar vestirse demasiado informalmente.

No hay reglas absolutas sobre cuál es la manera más apropiada para vestirse, pero le aconsejamos que tenga en cuenta lo siguiente:

Cuando se vista para una entrevista, generalmente lo mejor es ser conservador. Si usa colores brillantes o ropa de moda, el entrevistador recordará su ropa pero no su nombre o sus cualidades. Esto representa un obstáculo innecesario para obtener el trabajo que usted desea. La mejor guía es el sentido común y el simple buen gusto.

Una buena idea es contar con más de un conjunto para entrevistas. De esa manera, no tendrá que preocuparse si se le mancha o rasga alguna prenda. Además, algunos empleadores querrán entrevistarlo más de una vez y lo mejor es no volver a usar el mismo conjunto.

Una sugerencia final: muchos empleadores consideran que un aspecto limpio y prolijo es igual de importante que el tipo de ropa.

Consejos para mejorar su aspecto

A continuación presentamos una lista para tener en cuenta antes de una entrevista de trabajo:

  • El cabello debe estar prolijamente peinado o arreglado adecuadamente.
  • Aféitese prolijamente.
  • No use demasiado maquillaje.
  • Cepíllese los dientes para tener un aliento fresco.
  • Use ropa limpia.
  • La ropa debe estar planchada y en buen estado.
  • Lustre sus zapatos.
  • Asegúrese de tener la cara, las manos y las uñas limpias.

Una vez que haya conseguido el empleo...

No se olvide de la buena presencia después de que lo contraten.

Si bien en nuestra sociedad actual hay una aparente tendencia hacia una mayor libertad de expresión en cuanto a la forma de vestirse, muchos empleadores mantienen sus códigos de vestir.

En cuanto lo contraten, averigüe si su empleador tiene un código de vestir. Algunos códigos están escritos, otros simplemente se "sobreentienden".

Su vestimenta y forma de arreglarse también pueden influir en las amistades que usted haga en su nuevo trabajo.

Los extremos en cuanto a vestimenta pueden atraer a algunas personas y alejar a otras.

Si bien el aspecto y la vestimenta son factores raras veces considerados al momento de despedir a un trabajador, una encuesta muestra que 1 de cada 5 empleadores dice que ambos puntos tienen al menos algo de importancia en el momento de tomar la decisión de despedir a un empleado.

En definitiva, el aspecto y la vestimenta son factores importantes para la mayoría de los empleadores, ya sea cuando se trata de postulantes para un trabajo o de empleados actuales.